martes, 3 de octubre de 2017

Viaje a Valencina


Una parada obligatoria viaja hasta la Biblioteca Pública de Valencina de la Concepción  ·"Alfonso Grosso", para que los integrantes del Club de Lectura tengan la oportunidad de conocer su contenido. Más adelante tendrá lugar, en el marco de los encuentros con el autor, el debate que proceda en torno a su contenido. Así que buena lectura, buen provecho y nos veremos cuando proceda.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Rincones con encanto


A veces nos encontramos con rincones adorables donde encontrar ese rato de asueto que tanto necesitamos. Si hay un libro de por medio, mejor que mejor.
 

lunes, 24 de julio de 2017

La virgen de las nieves



Así comienza el relato número diez del libro

Los coches quedaron aparcados en un terraplén amarillento, desde el que se tenía una vista panorámica de la población. A juzgar por la cantidad de humo que salía de las chimeneas, se podía adivinar que el termómetro estaba bajo mínimos. En cuanto dejaron la confortabilidad del vehículo y tomaron contacto con el ambiente, tuvieron que echar mano de abrigos, chubasqueros, gorros y guantes adecuados. Un poco más lejos, el gran farallón de los buitres se presentaba cubierto de una densa niebla que impedía saber si andaban por allí, o estaban en otros parajes más cálidos. Cogieron sus bastones de senderistas y, casi sin poder hablar, se apretaron las correas y decidieron afrontar la cuesta que tenían por delante. Como siempre, el Jefe comenzó a tirar del grupo y, dada la dificultad orográfica, este se desgranó en los primeros metros de subida y cada cual utilizó sus propios recursos para encontrar aire y seguir subiendo. Joaquín insistió mucho en ello, pero nadie le echaba cuenta. «Hay que estirar, es necesario dedicarle diez minutos al estiramiento antes de echarse a andar.» Sus palabras caían en saco roto. La gente comenzó a moverse y los músculos ya se irían calentando… 
.../...

lunes, 19 de junio de 2017

Nuevas perspectivas


De cara al Curso que viene existen buenas perspectivas para la difusión de Una parada obligatoria, ya que a través del Club de lectura Alféizar de Camas se va a llevan un encuentro con el autor, del que espero salgan buenos frutos. En la misma línea en la biblioteca pública de Valencina de la Concepción va a tener lugar otro encuentro, con lo que tanto la obra como el autor deben salir reforzados. Si el modelo cala y lo consideran interesante por parte de los integrantes de estas tertulias, se puede establecer una campaña itinerante a través de la red de bibliotecas de la provincia, consiguiendo de esta manera vencer una de las dificultades mayores que existe para el libro: el acercamiento al lector. De momento todo son buenos augurios, esperemos que se cumplan. Mientras tanto, buen verano.
 

sábado, 27 de mayo de 2017

Los que no pasaron el corte (15)



 LA MONJA
El hombretón que hacía guardia junto a la puerta de la habitación tenía claro que aquel preso no podría escapar, salvo que saltase por encima de sus hombros. Por eso se permitía dar un par de cabezadas cada noche, a sabiendas de su buena preparación física y psicológica para situaciones de este tipo. En el pasillo hacía calor porque la calefacción estaba dos puntos por encima de lo normal para que estuviese en la temperatura adecuada. Así que, relajado, se había quitado parte de su uniforme reglamentario y aflojado un tanto el cinturón del pantalón. Dentro de la habitación, el único paciente que la moraba observaba con impaciencia su reloj de pulsera, esperando que las manecillas marcaran la hora prevista para iniciar lo que tantas noches había soñado: escapar. Sabía que su paso por el hospital era una oportunidad que no podía desaprovechar, y bastantes magulladuras le había costado para conseguir una ocasión de escapar como la que ahora se le presentaba. Las tres de la mañana era una hora difícil de superar para quien no tenía otra cosa que hacer más que esperar a que pasen las horas. Así que mientras aquel vigilante roncaba con placidez, el preso se deslizaba de la cama, se quitaba los esparadrapos del brazo y se ataba el pijama con fuerza a la cintura. Con sigilo, se aproximó a la terraza cuya puerta de rejas se encontraba sin el cerrojo echado, y comprobó que en un rincón, tras un macetón de geranios, se hallaba un bulto con ropas. Miró al guardia, luego a su cama y por último cogió un extremo de aquel manojo de ropas y lo ató fuertemente a la reja de la terraza. Ni se paró a comprobar la solidez de aquella soga textil que debería dejarle con un pie en el suelo; se hallaba en la tercera planta y desde allí no había forma humana de salir como no fuera de la manera que él lo estaba intentando: nada donde agarrarse, nada por donde deslizarse y, por supuesto, abajo le esperaba un acerado de losas cuadriculadas que en cualquier momento podían, si no llevarle a la tumba, por lo menos dejarlo baldado para el resto de sus días. Tenía miedo, pero no le tembló el pulso a la hora de encabritarse en el borde de la terraza y enroscarse a la soga como un naufrago a una tabla de salvación.
Se deslizó suavemente, calculando a cada instante cuándo sería el momento oportuno de soltarse y tocar tierra firme. Como las zapatillas tenían suela de goma, apenas se oyó ruido alguno y, en pocos minutos, se encaramó a la tapia que separaba el recinto sanitario de la ansiada libertad. A esa hora, apenas había tráfico en la avenida, por lo que, con toda la prisa que pudo, se pegó a los soportales de los primeros bloques de pisos que encontró, para perderse como una sombra fugaz tras unos contenedores de basura.
En la habitación, mientras tanto, todo parecía normal ―la almohada ocupaba su espacio―, salvo el pequeño detalle de la soga atada a la reja y que el guardia no vio la primera vez que se asomó a comprobar que todo marchaba según lo previsto. En una segunda ocasión, tuvo necesidad de entrar al servicio y, mientras se enjuagaba la cara, porque pensaba que ya había dormido demasiado, se le vino a la mente alguna cosa rara que no le cuadraba del todo: consultó su reloj, las cinco de la mañana y tanta tranquilidad. Allí pasaba algo; se inquietó, tiró la toalla al suelo y clavó su mirada en la puerta de la terraza; sus ojos se fundieron con aquel punto blanco que le hizo dar un brinco, encendió todas las luces, se fue hacia el preso y se encontró con la almohada. En ese momento se acordó de su padre y de su madre ―los del preso―, se cagó en los calzoncillos y no gritó porque no le salía la voz del cuerpo.
En la terraza, recogió velozmente la soga con todos sus amarres, miró a un lado y a otro para ver si el preso se encontraba desparramado por algún sitio, husmeó en busca de rastros, pero ni por asomo; la habitación era lo suficientemente pequeña como para que hubieran dudas, y allí no estaba. Cerró la puerta luego de recoger su sillón y ponerse lo más decente que pudo, y bajó hasta la parte trasera de las habitaciones para tratar de seguirle el rastro: nada. No había dejado ni una mala huella. Con la cara blanca del susto y pensando en lo que se le venía encima, retornó a su puesto sin atreverse a preguntar a nadie ni a informar a sus superiores hasta estar convencido de que no se trataba de una pesadilla.
Cuando volvía a la habitación, se encontró a un enfermero por el pasillo que, al verle con aquella cara, le preguntó: «¿Le pasa algo?» «No, no es nada», contestó, pero a la par que se acercaba a la realidad iba preparando su teléfono de contacto con la Central para informar de lo sucedido. Media hora más tarde, tres patrulleros de la policía iluminaban con sus destellos todos los ventanales que daban a esa parte del hospital. El guardián informó al inspector lo ocurrido con todo detalle, sin llegar a mencionar el asunto de los ronquidos; como no había testigos, tampoco era como para preocuparse, pero, no obstante, se quedó un tanto sorprendido cuando el inspector le mencionó a la monja. «¿La monja, qué monja?» El personal de servicio de la noche fue pasando por la mirada inquisidora del inspector que buscaba pistas mientras otros compañeros se encargaban de escudriñar la habitación del preso. Todos los familiares de los enfermos de esa ala fueron interrogados, así como algunos de los enfermos que solían pasear por los pasillos. Una vez cumplimentados todos los requisitos, el inspector y su séquito salieron del hospital, a la espera de que llegasen los primeros resultados de las pesquisas. En el control de guardia hacían el relevo del turno de noche con el primero de la mañana, y los comentarios eran de todo tipo, tanto por la peculiaridad de la huida como por la certeza de que algún día pasaría algo por el estilo. Muchos estaban de acuerdo en que no tardarían en volver a echarle mano al preso y, por supuesto casi todos coincidían en que aquel acontecimiento había que apuntárselo, una vez más, a la monja que era la que siempre ponía la nota pintoresca dentro del tedio general en el que se desenvolvía la vida en aquel centro sanitario.
La noticia no trascendió a los medios de comunicación, porque el reo en cuestión no tenía en su haber más que pequeños delitos, que unidos al trapicheo de estupefacientes y su bajo poder adquisitivo, le habían llevado repetidamente a la cárcel. Como auguraban los sanitarios, fue detenido en menos de veinticuatro horas, básicamente porque sus pautas de conducta eran de sobra conocidas en la comisaría de su barrio. Su guardián ―el hombretón― estaba pasando un mal momento y, luego de haber sido relevado de su misión, acompañaba al inspector de un lado a otro porque había una instrucción abierta y aspectos muy extraños que emborronaban su hoja de servicio. Pasando por alto el asunto de los ronquidos, ¿por qué estaba abierta la reja? ¿De dónde habría salido aquella soga textil? ¿Quién había ayudado a ese pobre desgraciado que no tenía ni dónde guarecerse tras su huida? Demasiadas preguntas como para dejarlas archivadas. Lo mejor era tragarse la sanción y dar por inevitable aquel borrón en el expediente. El guardián pensó que actuaría por su cuenta y como buenamente pudiese, pero aquello no quedaría así. Sus jefes lo apartaron del servicio, le negaron acceso a cualquier información y dieron por zanjado el asunto, puesto que el reo estaba otra vez entre rejas y el funcionario debidamente castigado.
Sin su uniforme reglamentario, comenzó a indagar en el cotidiano devenir de la vida hospitalaria sin que nadie le preguntase qué hacía por allí. A veces se hacía pasar por familiar, otras por compañero, hasta que poco a poco llenó un cuaderno de apuntes. Luego se las ingenió para acceder hasta el preso y tratar de sacarle algo sobre la noche de su fuga, pero este no estaba por la labor, decía no recordar nada y bastante tenía con sobrevivir como para ayudar a un policía. Por amigos dentro del cuerpo, supo que las declaraciones del preso tampoco eran como para tirar cohetes: llenas de contradicciones, no aclaraban nada sobre aspectos fundamentales de su huida; la soga estaba allí, la reja no sabía por qué estaba abierta y, por supuesto no conocía a nadie en el hospital que le hubiese ayudado, salvo la monja, que según constaba en el proceso de investigación, era un ser ficticio que tan solo moraba en la mente de esa criatura. El guardián iba atando cabos y aquella monja se le estaba haciendo ya demasiado familiar como para dejar de tenerla en cuenta; la había mencionado el inspector antes de que declarase el preso, también escuchó mentarla en alguna conversación perdida de los enfermeros y ahora la descubría de nuevo como parte de la declaración del preso. ¿Quién era esa monja, si allí ya no quedaba nada de la antigua comunidad religiosa que cuidaba a los enfermos? ¿O sí quedaba?
Quedaba el ingenio del hombretón que puso sus cinco sentidos a trabajar. Cambió parte de su fisonomía y se infiltró en las habitaciones, ganándose la confianza de los enfermos como si de una familia más se tratase. Sabía que más pronto que tarde terminaría apareciendo lo que para él ya era evidente. Unió su sanción con las vacaciones oficiales e, incluso, consiguió una baja por depresión, y durante todo ese tiempo no faltó ni una noche del hospital, hasta que la toca de una monja se deslizó inesperadamente por el silencioso pasillo. Como un resorte, se incorporó de su asiento, se asomó con todo sigilo a la puerta y observó por donde merodeaba aquel misterioso ser. Entró en una de las habitaciones, pero cerró tras de sí la puerta, con lo que el policía no llegó a ver nada de lo que ocurría en su interior; alguien hablaba en voz baja, otro roncaba y al sentir que se aproximaban a la puerta, corrió a refugiarse tras un mostrador. No había dudas, allí estaba una monja, ¿sería ese su objetivo? ¿Quién era? Posteriores investigaciones le llevaron al principio: el recinto hospitalario estuvo regido por una comunidad religiosa que pasó a depender de la Sanidad Pública, hasta que se fueron todas las hermanas del centro, con lo que oficialmente allí no trabajaba nadie como tal. Podría tratarse de un familiar. O de una ayudante desinteresada. Pero, ¿y las reglas de la congregación?
Ya sabía que pista seguir…y la siguió. Y le llevó a descubrir que aquella religiosa formaba parte del personal de servicio, por su forma de desenvolverse, por los sitios donde entraba y salía y porque solo se la veía durante determinadas horas. Ni quería preguntar más por ella para no levantar sospechas; a partir de ese momento todo estaba en sus manos, dependía de él mismo, tenía que pasar tan desapercibido que nadie debía sospechar la verdadera intención de su presencia en el hospital. Siguió tras la toga de la monja, esperando que esta le diese la siguiente pista, hasta que terminó por dársela casi en sus  propias narices: estaba solo en la habitación en la que le correspondía ejercer de familiar de préstamo, salió a fumar a la terraza y, de pronto, observó que alguien entraba en la habitación y cerraba la puerta. Se agachó, miró por una pequeña fisura de la persiana y… allí estaba. Era ella, la monja.
La religiosa se acercó al enfermo para comprobar que dormía y, a continuación, se encaramó en una silla para manipular el aparato de televisión, desconectó el cable que lo unía al monedero electrónico que hacía posible su funcionamiento y, para asombro del policía, se llevó casi toda la recaudación luego de manipular hábilmente el receptáculo de las monedas. Volvió a ponerlo todo como estaba y, en pocos minutos, se hallaba de nuevo en el pasillo como si de un fantasma se tratase. El hombretón la siguió y, al comprobar que se introducía  en el control de las enfermeras, decidió detener sus impulsos y esperar otro momento más adecuado para poner fin a aquella pesadilla. Y no tardó en llegarle la ansiada oportunidad, puesto que a la noche siguiente, la monja volvió a las andadas, solo que en esta ocasión y sin que ella se diese cuenta de que era seguida por el policía que ya sabía cuáles eran todas sus artimañas. Esperó a que saliera del control de enfermería, se colase en una habitación, cerrase la puerta y le dio tiempo para que preparase sus herramientas de trabajo; se acercó con sigilo a la puerta de la habitación, pegó la oreja y con el más exquisito de los sigilos fue abriendo la hoja hasta distinguir a la religiosa enfrascada en sus quehaceres nocturnos.
Cuando ya lo tenía todo claro, no lo dudó: abrió con energía la puerta y al grito de ¡Alto policía! dejó a la monja pegada al receptáculo de las monedas. No dejó ni que volviese la cara, se puso a su espalda, le sujetó las manos y en un minuto la tenía reducida, arrodillada en el suelo y con las manos esposadas por las muñecas, en su propia espalda. Le pidió que se incorporase para darle la vuelta y poder ver su cara, pero no le dio tiempo de asombrarse ante el rostro masculino de la supuesta monja, porque en ese mismo momento, en la puerta de entrada a la habitación, se oyó otra voz que le resultaba de sobra conocida al policía de amplios pectorales.
—¡Está bien Gutiérrez!¡Déjenos a nosotros!
Se trataba del inspector, su jefe, que ante la cara de susto del hombretón, tuvo que realizar un esfuerzo y esbozar una sonrisa para evitar que el subordinado pudiese saltarse alguna que otra norma y despertase a medio hospital. A la mañana siguiente, a las diez en punto, en el despacho del inspector-jefe, en la Comisaría de Policía, se dieron las explicaciones pertinentes:
«La supuesta monja no era tal, sino un enfermero que disfrazado de esa guisa y que, aprovechando la broma del resto de sus compañeros, se dedicaba desde hacía tiempo a aligerar de peso la caja de monedas de las televisiones de las salas, hasta que un día, en una de las visitas que el preso fugado realizaba al hospital, lo sorprendió en su celestial dedicación y para evitar males mayores, no le quedó otro remedio que llegar a un acuerdo con él y facilitarle su intento de fuga. El inspector, ante las denuncias de la firma explotadora del negocio de la televisión por pago, se puso a trabajar. Tenía sospechas, pero no había podido probar nada, le faltaba... le faltaba esa persona adecuada, con la motivación suficiente para coger con las manos en la caja al desdichado, que por unos pocos euros se estaba jugando su puesto de trabajo. Conocía a Gutiérrez y sabía que no se iba a conformar con el cierre del caso de la fuga del preso, por eso permitió que se le sancionara, para herirle más su orgullo y, sobre todo, para vigilar al vigilante desde el mismo momento en que se le comunicara la decisión tomada por la Jefatura. Alguien como aquel hombretón infiltrado y herido, buscando entre las paredes de ese hospital, era justo lo que necesitaba para descubrir qué había de cierto de esa monja de la que hablaba el preso, y de paso dejar a cada cual en el lugar que le correspondía.»